Luis Orbegoso sobre Vilavilani II: Demos la oportunidad que Tacna se desarrolle y Tarata se beneficie
Fecha: 11/10/2017

El gerente general del Proyecto Especial Tacna, Luis Orbegoso Rejas, aseguró que se cuenta con los estudios necesarios para reafirmar que el proyecto Vilavilani II Fase I no generará daños en el ecosistema de las comunidades ubicadas en Tacna y Puno. Señaló que la obra hídrica debe ejecutarse por ser considerada de vital importancia para los intereses de las provincias de Tacna y Tarata.

"Tacna necesita agua, necesita una palanca para el desarrollo. Este proyecto debe ejecutarse, debemos darle la oportunidad de que Tacna crezca y se desarrolle, darle la oportunidad de que Tarata se beneficie", señaló.

El funcionario expresó que la obra no tomará agua adicional del lugar. Descartó y probó que el proyecto vaya a contemplar la explotación de 120 pozos, la afectación de al menos 75 km2 de bofedales en la zona limítrofe con el departamento de Puno y la posible provisión de recursos para las empresas mineras.


Vilavilani II Fase I a través de su componente Canal de Vilachaullani tiene estipulado trasladar a Tacna un metro cúbico de los cinco que discurren desde el río Ancoaque para el afianzamiento de la laguna de Aricota desde hace 21 años. El recurso hídrico será trasvasado solo en épocas de avenida (período de lluvia) por un canal entubado que recorrerá 42 kilómetros en la zona alta de Tarata para unirse al canal de Calachaca. 

Actualmente el proyecto cuenta con la disponibilidad hídrica otorgada por la Autoridad Nacional del Agua mediante Resolución Directoral No. 168-2016-ANA/AAA, que aprueba la existencia de la fuente de agua superficial. El plazo de reserva de agua superficial y subterránea para los proyectos que tiene a su cargo el PET, proveniente de las cuencas de los ríos Locumba, Sama y Maure, para uso poblacional y agrícola han sido renovado por 2 años más, mediante Resolución Jefatural No. 240-2017-ANA del 27.09.2017.

La ejecución del proyecto beneficiará además indirectamente a 16 comunidades de la sierra de Tarata. Su desarrollo permitirá otorgar servicios básicos de agua y energía eléctrica, que permitirán el mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes.

"Hemos tenido reuniones, muchos de ellos (Comuneros) han aceptado que se haga el proyecto puesto que se ha demostrado que no los va afectar. Acá hay algunos intereses que no sé de quiénes son, pero que no posibilitan que el agua venga para Tacna", explicó.


Orbegoso señaló que se viene actuando responsablemente en la sensibilización de las comunidades y señaló que el diálogo y la función técnica vienen dando sus frutos. Se cuenta con actas de aprobación firmadas en las comunidades de Mamuta, Kovire y Chiluyo, sectores que son parte del trazo del canal. Actualmente están en pleno diálogo con la comunidad del Maure. 

El Gobierno Regional de Tacna dispone actualmente de 130 millones de soles para la licitación del primer componente de Vilavilani II Fase I. De no emplearse los recursos este 2017, éste retornaría al Gobierno Central para la financiación de otros proyectos. Descartó una posible intangibilización del presupuesto. "Nosotros ofrecemos que este dinero no se vaya a otro lado y que se quede en Tarata, aparte del trabajo que se va generar, se van a dar otros beneficios como la energía electrica y mejorar su calidad de vida", añadió.

Sobre los problemas que vienen suscitándose con las autoridades del departamento de Puno, el funcionario aseguró que la institución no ha sido notificada oficialmente sobre la acción de amparo que se habría interpuesto la Procuraduría del Gobierno Regional de Puno en contra de la ejecución del proyecto. El funcionario expresó que se cuenta con el equipo preparado para demostrar lo contrario, aseveró.

"Hay una serie de argumentos que ha ido dando Puno y que se han ido cayendo en el camino, ¿qué está pasando en puno? no entiendo. Invoco a las autoridades de esa región, con el respeto que se merecen, no se trata de hacer las cosas por hacer, sino hay que documentarse adecuadamente y no ir variando el discurso conforme va avanzando el tiempo", mencionó. 

Los estudios definitivos del proyecto Vilavilani II Fase I comprometen además de la solvencia de la servidumbre de paso (pago por permiso), la mitigación del impacto ambiental en el área de influencia y los problemas que pudiesen originarse durante el período de ejecución.